Compuertas
 


La Casa de Compuertas está situada en un extremo de la presa. Bajo ella pasan las aguas del Ebro al Canal a través de once bocas de 1,67 m de anchura y 2,22 m de altura, cada una de ellas con su correspondiente compuerta.

Pignatelli levantó esta casa utilizando planos de Luis Chimioni y Fernando Martínez Corcín, aunque realizó importantes modificaciones, como la de añadir una tercera planta para viviendas. En 1873 una gran riada provocó la rotura de la presa y causó graves daños en el edificio, lo que obligó a una reparación de envergadura que llevó a cabo Mariano Royo y Urieta, director del Canal durante esos años. Aunque, en general, la reforma fue respetuosa con la obra, se introdujeron notables mejoras funcionales, como la supresión de la escalera del testero Sur y la construcción de una torre de ladrillo que ocultaba un nuevo depósito de agua.

En los últimos años se han construido cuatro compuertas transversales en los puntos kilométricos 8’5, 18’97, 29 y 65’5 que permiten una regulación mediante nivel constante en el Canal mejorando el aprovechamiento del agua y que podrían cortar el Canal en distintos puntos si fuese necesario. Dichas compuertas están diseñadas para poder actuar como esclusas en el caso de que el Canal Imperial volviera a ser un cauce utilizado para algún tipo de navegación.


 
 
 

Inicio    |    Historia    |    Actualidad    |    Futuro    |    Curiosidades    |    Contactar

© 2005 Canal Imperial de Aragón    ·    Textos legales    ·     Créditos